Text

Aug 25, 2014
@ 10:16 am
Permalink

Los detalles no son detalles

El domingo pasado, entre hervir el café y un panini aderesado con semillas de amapola, vi al Olympic de Marseille perder 2-0 ante el Montpellier. La escena que más me llamó la atención fue, igual que a muchos, la de André Ayew frustrado en la banca al tener que ser sustituido porque a nadie se le ocurrió llevar una tercera camisola para él.

(Vía @Ghanasoccernet)

Los equiperos desesperados intentaban convertir el 77 de la camisola de alguien más en un número 10, y Marcelo Bielsa se veía frustrado.

(Vía @OMReplay)

El OM jugó flojo y sin ideas, perdió 2-0 y dejó a su público con un triste recuerdo de la re-apertura del Velodrome , un estadio al que se le levantaban pedazos de gramilla por todos lados. La falta de tercera camisola y los cuadros de grama levantados (que valga mencionar, evitaron el empate en una jugada clara fuera del área) muestran que algo en el club no anda bien.

"Los detalles no son detalles, ellos son el diseño" dice una frase que vale la pena siempre tener en mente. Porque los detalles son sutiles, y pocas veces los percibimos conscientemente. Pero están ahí. Y de su cuidado depende el nivel de confianza con el que lo que sea que hagamos será recibido.

(Vía Type Goodness)

Pongamos como ejemplo la ortografía: si faltan tildes en un texto, seguramente nos distraeremos al leerlo. Además, si fuera una noticia o un reporte científico, dudaríamos de su veracidad. La ortografía es un detalle fácil de cuidar, pero que muchas veces dejamos olvidado por enfocarnos en otras cosas que asumimos “más importantes”.

(Vía Colter Reed)

Pero para el subconsciente, la ortografía es tan importante como la exactitud de los datos numéricos. Es ahí donde nace la confianza o la desconfianza. Es por eso que debemos saber identificar nuestros “brown M&Ms” y cuidarlos. Cuidarlos hasta más no poder. Porque si Bielsa cuidara lo de la tercera camisola, o la directiva del Olympic se interesara por la adherencia del engramillado, probablemente también estaría mejor cubierta la condición física y eso de tener ideas con el balón, y la gente del Velodrome no se habría llevado tan mal sabor de boca.


Text

Aug 6, 2014
@ 10:50 pm
Permalink
1 note

"Va’querer, va’llevar" en el Quid

El sábado pasado nos armamos de valor y mercadería y nos fuimos a montar un puesto al mercadillo del Qüid, donde entre stickers, cuadros, cómics, postales, pizza, micheladas y una que otra venta, pasamos una entretenidísima tarde de sábado.

image

(Vía Luis Pinto)

Primero, vale la pena hablar del Qüid. Desde hace algunos meses, ha crecido como el espacio de co-creación referencia de los freelancers idealistas de la ciudad. Y es que si yo fuera freelancer, sería idealista como ellos. Y si fuera freelancer, sería facilísimo elegir trabajar con entre un grupo de talento puro y pensamiento vanguardista como el que se junta en el Qüid.

El Mercadillo es una actividad paralela al Mercado de Pulgas del Cantón Exposición (también conocido como zona 4, o 4 Grados Norte, dependiendo de la edad que tengan) y en él se junta mucho del talento creativo de la ciudad. Entre ilustradores, artesanos, hippies y publicistas, los stands ofrecen todo tipo de arte visual admirado igualmente por curiosos transeúntes como por los artistas presentes.

image

(Vía Luis Pinto)

Poder participar por primera vez fue de lo mejor. Llegué sin esperar vender nada, con stickers impresos a última hora y un par de cuadros que probablemente nadie entendería. Cuadros de ciclismo de ruta que me dieron los dos momentos más gratificantes de la tarde: el primero, cuando un señor me pregunto por ellos, le conté la historia sobre “La lotta”, “La frattellanza” y “La emozione” y con una sonrisa me dijo: “Tengo un amigo ciclista que seguro los va a disfrutar, me llevo el juego”.

El segundo momento fue una persona de la policía municipal de tránsito que se acercó junto a su hijo (o nieto) y luego de ver las stickers de ciclistas, pregunto también por los cuadros. Luego de contarme sobre sus años en dos ruedas y cómo no le gusta bajar Carretera al Salvador muy rápido que digamos, también empacó uno de los PVCs tamaño A4 y lo llevó a casa donde (espero) ahora cuelgue de alguna pared.

image

(Vía Alejandro Alonzo)

Las stickers de última hora se fueron como pan caliente, más caliente incluso que el cómic de panes calientes que teníamos a la par. Y los que menos me gustaban fueron los primeros en acabarse, porque la ironía no podía faltar.

Una pizza de L’aperó (para variar), unas papas de un puesto que estaba frente a Chamba y varias micheladas después, empacamos de vuelta nuestra mercadería. Sin hacer cuentas. Sin saber cuantas cosas quedaban. Felices y satisfechos, con la mejor ganancia que cualquier vendedor se puede llevar: la satisfacción de convivir, disfrutar y de alguna manera ayudar a la comunidad creativa a inventar nuevas ventanas para darle al mundo una ojeada de lo que se puede hacer.


Text

Jul 28, 2014
@ 11:49 am
Permalink
1 note

La eterna juventud

Hace una semana platicábamos con Mariana acerca del pop de los finales de los ’90s. Esa época de Carson Daly, TRL y el boom de la plastiquísima post-producción que encontraría su agonía en un MTV que, en la necesidad de seguir en el centro del a atención, se dedicó más al reality y menos a la música.

(vía: Surviving College)

Mientras “Every morning” de Sugar Ray sonaba el fondo, leíamos el artículo en Wiki de ‘NSync, tratábamos de nombrar a los integrantes de Limp Bizkit y cantábamos (sin afinar una sola nota) coros pegajosos del pop noventero.

Hay personas que se quedan atoradas en esas épocas, por suerte para nosotros, no fue más que un paréntesis nostálgico.

(Via: Rock ‘n Ball)

Este año, en mis audífonos han desfilado miles de nuevos sonidos. Sonidos que aún no representan algo en mi mente. En vez de ser una nota vieja que te saca una sonrisa nostálgica, son páginas en blanco esperando a escribir su propia historia.

Hoy, por ejemplo, Poldoore significa un viaje a Tecpán la semana pasada, Lemaitre es un par de días agitados en la agencia, y Giraffage es ese disco que descubrí hace dos días y que, probablemente la próxima semana, me recuerde a la noche en que recordamos los ’90s y terminamos viendo The IT Crowd.

("The day off", de Poldoore es un discaso.)

Dicen que uno debe recordar quien es, pero sin atorarse en el pasado, y tener claro a donde va, pero sin ataques de ansiedad por el futuro. Que la vida es quien somos en el presente.

La música, con sus sonrisas nostálgicas, páginas en blanco y recuerdos recientes, nos ayuda a vivir en el presente sin olvidar quienes somos ni hacia donde queremos ir; y ahí, probablemente es donde nace la fuente de la eterna juventud.


Text

Jul 11, 2014
@ 6:31 pm
Permalink

La vie c’est un tour

El ciclismo de ruta es un deporte que navega en el sentido opuesto a las fervientes MMAs o el amado fútbol. Es uno de esos deportes aburridos, como el beisbol o el golf. De esos que pocos elegirían, como el rugby o la equitación.

(via: Weheartit)

Pero eso de que la vida es como andar en bicicleta cobra sentido la primera vez que te toca desayunar entre pedaleos y curvas. La bici es una maestra que te enseña las lecciones más ñoñas. Lecciones, por ejemplo, como que por más dura que sea la caída, lo importante es levantarse y regresar a casa rodando.

(via: npr.org)

La bici te enseña a perderle el miedo a las rutinas, a encontrar tu esencia en el silencio, a escuchar tu voz interior y entender que sos una mezcla de mente, cuerpo y voluntad.

Para algunos, el Tour no será más que una novedad que encontrarán “canaleando” cuando pasen por el ESPN3. Pero para otros, es la manera en que celebramos haberle encontrado el gusto a la disciplina, al balance, al sufrimiento, y al amor.

(Via: Daily Mail)


Text

Jun 27, 2014
@ 11:30 am
Permalink
1 note

El mundial en los tiempos del GIF

(Mierda, dije “mundial”, la palabra prohibida.) Hace cuatro años el fútbol se vivía distinto, pocos eran los narradores con cuentas de Twitter y el factor novedad aún estaba presente. Pocos blogs hablaban del tema y pocas marcas lanzaban campañas digitales para aprovechar el buzz.

image

(Via ESPN)

Nosotros hacíamos social listening y jugábamos FIFA, veíamos los partidos y nos conformábamos con las estadísticas que nos daba el resumen post-partido. Eso de la “segunda pantalla” era para el medio tiempo. Para decirle al mundo que estabas frustrado, para bullear al amigo que le iba al rival derrotado.

Hoy es otra historia. Hoy no queda un solo narrador sin Twitter. Leen los saludos durante el juego y citan usuarios en el resumen post-partido. Inventan hashtags en los shows de la mañana y valoran la opinión del común espectador.

image

(Via The Next Web)

Hoy somos adictos a la información. No tenemos que esconder más radios de transistores debajo de un suéter narrándonos un partido que nos tenemos que imaginar (que es como recuerdo el mundial del 2002), sino que hoy tenemos toda la información disponible en la famosa segunda pantalla.

Heat maps, porcentajes de posesión, kilómetros recorridos. Posiblemente, si a alguien le importara, podríamos ver hasta la frecuencia cardíaca de cada jugador. La app de Tigo dice tener “hasta 34 cámaras” disponibles para ver cada partido. Marcas reaccionando a lo que sucede con posts, memes y GIFs justo después del partido.

image

(Via The Mirror)

Este mundial es otro, es ese que algunos empezamos a crear hace cuatro años. Aquel futuro es ahora el presente. Y entonces, siento la necesidad de preguntar: ¿Cuál es el próximo paso? ¿Cuál es el nuevo futuro?


Text

Jun 20, 2014
@ 7:21 pm
Permalink
1 note

Ukelele hip-hop revolution, baby!

Era un día cualquiera cuando levanté de la gaveta el que entonces fuera el último ejemplar de la Alternative Press. En la sección de reviews, al final, había una banda desconocida con una extravagante calificación de 5 estrellas.

Era casi una obligación ver de que se trataba: Twenty One Pilots.

image

(Fuente: Infectious Magazine)

Así es que me fui al Grooveshark, que era la app de streaming de moda, busqué el disco y le di play al Vessel. Una mezcla de hip hop y ukeleles tan bizarramente perfecta, que inmediatamente se coló en la lista de sonidos favoritos.

Más de un año después, Mariana me pidió acompañarla a ver a Los Tiros en “un jardín secreto” en zona 9. Luego de oír el habitual set de Skalda2 y fracasar rotundamente como servidor de cerveza de barril, vi en el escenario como armaban dos synths y una especie de MIDI pad. Pensé: “Fijo va a ser algo trippeado… deahuevo.” Agarré la mano de Mariana y le dije: “¡Vamos a ver!”

image

(Fuente: Bajo Presión Records)

Lo que sonó fue algo completamente inesperado: Kontra. Un deja entendu de aquel disco de Twenty One Pilots, sin los ukeleles, pero con letras repletas de rimas magistrales y argumentos de protesta, de superación personal, de tener ideales y serles fiel. De creer en vos y tener los huevos de tirarte al agua.

Hoy le sigo dando play al disco en Bandcamp. Es un disco inspirador de un “flaco engasado” que te da ganas de renunciarle a tus miedos y empezar a (volver a) perseguir tus sueños. Un disco que te hace volver a creer. Un set de 12 canciones capaces de comenzar una revolución. Y no una social, cultural, o cualquier mamada de ese tipo. Si no una revolución personal. 

Una revolución que ya empezó en mi cabeza y sobre la que, seguro, volveré a escribir pronto.

image

(Fuente: District Mag)


Photo

Jun 17, 2014
@ 5:39 pm
Permalink

I’m a mountain that has been moved.

I’m a mountain that has been moved.


Photo

Jun 16, 2014
@ 4:12 pm
Permalink
3,413 notes

vizualize:

The Wonders Within Your Head

vizualize:

The Wonders Within Your Head

(Source: melissaeastondesign.com)


Text

Jun 16, 2014
@ 12:27 pm
Permalink

It’s not my day to care

First things first: Tumblr is my outlet, I come to write here when the daily life gets boring. Been investing my few spare hours in learning to share, but the rest, has gotten pretty lame.

So yeah, last Friday I got to talk to a friend for a few hours and then, as the thoughts landed, I realized: I no longer care. Because nothing of what I’m doing today on my everyday life really matters. Nothing makes a difference and nothing is something I absolutely love.

But I have debts. And a year and a half long plan that starts next december. So I have to stick to this for a while now. However, I’ma make it worth it coming around to drop a few lines a week. Just to keep my brain busy, you know. Even if nobody ever reads.


Text

Jan 6, 2014
@ 11:08 am
Permalink
4 notes

Geometría, estabilidad y el caos publicitario

Nací, crecí y estudié en la Escuela de Diseño Gráfico de la USAC; llevo a Escher y Wucius Wong en las venas.

Cuando empecé en esto de la publicidad, como muchos, le fui fiel a la cultura del caos. Y es que la publicidad es un mundo seductor, en donde abundan las excusas para faltarle el respeto al orden, a la prolijidad, a la estabilidad.

El caos permeó de lo laboral a lo personal. Época en la que un asalto y un accidente en moto llevaron al límite mi vida y la de dos personas cercanas.

No creo en religiones, escuelas, ni deidades, lo he dejado claro a través del tiempo. Pero el conocimiento del budismo tibetano, ha sido lo más cercano que he encontrado a la irrefutabilidad matemática. Una doctrina que enseña sin obligar. Una práctica que explora al cerebro sin ahogarse en los oceánicos tecnicismos de la (aún muy joven) neurociencia.

Y ahí, apareció el concepto de “la estabilidad.”

La estabilidad es clave en la meditación budista. Sin ella, la mente emite juicios parciales y es incapaz de entenderse objetivamente. Para estabilizar (u ordenar) la mente, es necesrio ordenar el cuerpo: el ritmo de la respiración, la postura del cuerpo, el campo visual, el auditivo… Pasos que ordenan las ideas y pensamientos para entenderlos mejor.

¿Y qué no es exactamente lo que hacemos todos los días en la publicidad?

Si a los creativos publicitarios nos pagan por encontrar soluciones. Nos dan un escenario, un objetivo, una lista de limitantes, y a nosotros nos toca encontrar “el camino”.

Por eso, desde hace un tiempo, decidí expulsar a la cultura del caos. Y, en su lugar, adoptar una de estabilidad. Una estabilidad que, como crecí con Escher y Wong, se traduce en geometría, matemática y mucha repetición.

Así, la estabilidad se ha convertido en una incansable búsqueda de la prolijidad en el hogar, al punto en el que estoy seguro alguna vez a incomodado a mi roomate. La estabilidad se ha convertido en no dejar una semana sin entrenos en la bicicleta, aunque esto signifique despertar a las 4:30. A enlistar las camisas y usarlas en orden. A leer más y beber menos.

Y he descubierto que, aunque el caos es capaz de encontrar las mismas soluciones que la estabilidad, el desgaste no es el mismo. Y, en la estabilidad, la busqueda de soluciones deja de ser algo intuitivo e instintivo y se convierte en un proceso racional y natural.

Y así, dan más ganas de seguir.


Text

Dec 25, 2013
@ 9:54 pm
Permalink

Hola soy ateo, y me gusta Navidad

Así es, una vida de irreverencia no se puede representar mejor que con esa declaración. En este largo camino, he aprendido a debatir y cuestionar cualquier argumento en la que se pueda creer.

En la niñez y juventud, la respuesta era obvia: a la mierda las religiones y a la mierda la academia. Pero luego, en un modo parecido al de la trama de “Back to the Future”, los debates y cuestionamientos se volvieron paradójicos y confusos.

Hoy, la propia falta de creencias es debatida dentro de mi cabeza y la respuesta en un 25 de diciembre es: “me gusta la Navidad.” ¿Por qué? Tres razones:

  1. Primero, porque astronómicamente es una fecha importante. Y como hombre de ciencia, puedo celebrar una fecha clave en el entendimiento de los patrones en las estrellas, algo que quizá sea la base de la astronomía.

  2. Segundo, porque como persona criada en tradiciones occidentales, la Noche Buena y la Navidad han sido una tradición familiar. Así que este es un buen día para celebrar que mi familia existe, que nos alegramos de vernos o de hablarnos por teléfono y que estamos orgullosos unos de otros.

  3. Por último, porque al ser humanos vivimos en ciclos. Ciclos a los que les decimos años, y luego de 3 o 4 semanas de preámbulo, hoy por fin podemos celebrar que un ciclo más ha terminado. Hoy y no el 31. Porque si lo celebramos hoy, tenemos una semana para descansar, poner la mente en blanco y poder empezar el siguiente ciclo con energías renovadas.

A veces se nos olvida que como seres que viven en el planeta tierra, nuestra sobrevivencia y éxito no dependen de nacer y vivir en las condiciones perfectas. Si no de la habilidad para adaptarnos a nuestro entorno y ajustar sus características a nuestras necesidades. Hoy, el entorno es una fecha en el calendario que, en teoría, debe ser importante.

Así que por eso, soy ateo y me gusta la Navidad. Feliz fin de año.


Link

Dec 13, 2013
@ 12:41 pm
Permalink
3 notes

Alfredo Delight y Chicken BBQ @ Papa John's »

antigourmet:

El regreso de Papa John’s a Guatemala ha sido uno de los más esperados entre los amantes de la comida rápida. Y no es para menos, esta vez los recuerdos idealizados no se equivocaron y en el par de meses que llevan repartiendo pizzas, Papa John’s a superado las expectativas.

image

Es tan buena la…


Photo

Dec 4, 2013
@ 10:08 am
Permalink
8,519 notes


Alfred Hitchcock directing the MGM Lion | 1958

Alfred Hitchcock directing the MGM Lion | 1958

(via thesideofardilla)


Link

Dec 3, 2013
@ 5:55 pm
Permalink
5 notes

Varios platos @ Beto's »

antigourmet:

Las costas salvadoreñas están llenas de playas y surf. Al visitarlas no puede faltar una parada gastronómica en “La ola de Don Beto” o ”Beto’s”.

image

image

Lo bueno:

La vista desde este acantilado es impresionante. La ambientación del lugar es perfecta, con sombrillas y mesas blancas, que por…


Photoset

Dec 2, 2013
@ 7:03 pm
Permalink
1 note

Proximity Guatemala cubriendo La Noche de los Deseos 2013 en El Salvador.